Categorías
Uncategorized

Sin clientes no hay ventas, y sin ventas no hay negocio.

Sin clientes no hay ventas, y sin ventas no hay negocio.

.

Los negocios en general, giran en torno a las ventas, independientemente de lo que estés ofreciendo, puede ser de un servicio, de un producto, de una imagen etc. Al tener este punto en claro, vamos un paso adelante con lo que deberían ser las mejores prácticas y estrategias de marketing para obtener un negocio rentable.

Ahora bien, las ventas no pueden surgir por si solas, es necesario que existan personas interesadas en comprar lo que ofrecemos, y esto los convierte en clientes. Y es allí donde el cliente se convierte en la pieza clave de cualquier negocio.

Estamos viviendo una era globalizada, donde el mercado en general es feroz y altamente competitivo, de manera que es primordial entender las necesidades de nuestros clientes o nuestro segmento para poder satisfacerlos.

Entonces los clientes y las ventas se convierten en un ciclo de vida que deben transitar de la mano, y así es como cada elemento de marketing debe ir uniéndose, eslabón por eslabón, si algún eslabón falla se rompe toda la cadena.

Las estrategias de marketing modernas, no se enfocan en el producto, sus características o precio, pues estos a pesar de ser importantes, pasan a un segundo plano dentro de la estrategia, siendo primordial el cliente, sus necesidades e inquietudes.

Para poder llegar de manera adecuada a los clientes es imprescindible construir una red de contactos sólida, hoy en día, las redes sociales se han convertido en un arma vital para las empresas, estrechan la distancia entre el cliente y la empresa, y usar esta herramienta de manera adecuada puede ser la diferencia entre el éxito rotundo o el fracaso absoluto.

Tener un canal de comunicación directo con los clientes es una ventaja competitiva, que te permite escuchar de primera mano, su satisfacción con el producto, sus inquietudes, su receptividad, lo que espera, etc. etc.

¿Pero cómo puedes enfocar una estrategia basada en el cliente y no en el producto?

La respuesta es muy simple, empieza por conocer a tu cliente objetivo o cliente meta, conocerlo implica, saber lo que quiere, lo que necesita, lo que le gusta, lo que le motiva, lo que le inspira, en fin, tener definido por completo su perfil, mientras más precisa y clara sea esta información mejor resultados podrás lograr, pues esta es la única manera de poder entender como puedes satisfacer sus necesidades.

Una vez que tienes un perfil de cliente claro, es necesario establecer los canales y las formas de comunicación asertivos, para que en consonancia con lo que el cliente espera, puedas conocer si estas cumpliendo con lo que el necesita. No en vano hay un refrán que dice que “El cliente siempre tiene la razón”

No quiere decir que el producto no sea importante, por el contrario, solo puedes tener clientes satisfechos si eres capaz de cumplir lo que ofreces lo cual solo es posible a través de los productos o servicios de calidad, sin embargo en este sentido también es necesario crear vínculos que permitan fluir ambos factores de manera adecuada.

¿Por qué son indispensables los canales de comunicación efectivos entre el cliente y la empresa?

Definitivamente no solo son necesarios, sino que además son una herramienta indispensable para cualquier empresa formal, que tome en serio el valor de sus clientes, los canales de comunicación permiten que los procesos de retroalimentación entre el cliente y la empresa sean, rápidos, eficientes, confiables y además ayudando en el desarrollo de los CRM (Customer relationship management).

En el marketing tradicional, poder la experiencia del cliente, solía tardar y solo se lograba a través de un proceso de investigación, investigación que llevaba un lapso para poder conocer los resultados. Hoy en día y gracias a los canales de comunicación entre el cliente y la empresa, saber la respuesta de los clientes es un proceso que se obtiene casi de manera inmediata, esto permite corregir sobre la marcha cualquier debilidad que podamos identificar.

¡Los clientes satisfechos multiplican las ventas!

No se trata de que si cultivas clientes satisfechos estos clientes van a comprar mas o menos de tu producto o servicio, se trata de que un cliente satisfecho es un ente multiplicador.

¿Qué quiere decir que es un ente multiplicador? Esto quiere decir que ese cliente satisfecho ira replicando en su entorno (amigos, familiares) su satisfacción en torno a este producto o servicio.

Pero ojo, pues este ente multiplicador es mas potente si el cliente se siente insatisfecho generalmente pondrá el doble de interés en transmitir su insatisfacción.

Las estadísticas indican que un cliente satisfecho le dirá al menos a 5 de cada 10 personas su experiencia y satisfacción acerca de un producto o servicio mientras que si el cliente no se siente satisfecho procurará multiplicar el número de personas que sepan su experiencia.

¿Por qué debo fidelizar a mis clientes?

Hoy en día, no es suficiente con ofrecer un buen producto o servicio, además de ello debemos trabajar para atraer clientes que confíen en la empresa, que se mantengan fieles a este. Esto es a lo que en mercadeo conocemos como fidelizar. No solo depende de que los clientes recurran a nosotros eventualmente, sino que seamos la opción a la que acuden en todo momento.

Para las empresas es indispensable alimentar y cuidar esta fidelidad de sus clientes, pues esta es la forma de conservarlos e ir aumentando con nuevos clientes, lo cual es indispensable para que cualquier negocio se mantenga estable.

Las estrategias de fidelización de clientes permiten a las empresas organizar el negocio de manera de ser eficientes, estas estrategias permiten fortalecer la imagen del negocio.

Es claro, que los negocios no solo dependen de las ventas, al contrario, llevan sobre sus hombros una serie de factores y responsabilidades que cuidar por igual.

Si en equilibrio, tu negocio tiene clientes fieles, productos o servicios de calidad, reconocimiento, prestigio, estabilidad, quiere decir que estas manteniendo de manera adecuada cada uno de los factores fundamentales para tu negocio, pero si alguno de esta falla, sin lugar a dudas es una oportunidad de revisar y replantear.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *